martes, 4 de septiembre de 2007

Evaluación 1º Reunión COECIP

El pasado día jueves 30 de Agosto, se realizó la primera reunión del Colectivo de Estudiantes de Ciencias Políticas (COECIP). En ella se pretendían responder las principales dudas acerca del inicio de actividades correspondientes al segundo semestre 2007, las iniciativas de trabajo, la forma de distribución de funciones, y en general los mecanismos de articulación y expresión.

La participación resultante permitió una adecuada comunicación entre los actuales miembros, y el resto de los compañeros. La asistencia se vio reforzada por la posibilidad que el colectivo ofreció a todos para faltar justificadamente a sus clases en ese horario.

Principales Tópicos.

La principal interrogante tuvo que ver con el fundamento del colectivo: quiénes lo diseñaron, y el por qué de su fundación. Ante esto, el COECIP respondió argumentando que la responsabilidad de reforzar la posición estudiantil es, y siempre ha sido, del propio alumnado.

Luego, se paso a definir la “no oficialidad” del colectivo con respecto a la carrera. En este punto, el conflicto comenzó a surgir en relación a la representatividad que se pretendía. El COECIP planteó, en este sentido, que la idea siempre ha sido abogar por fortalecer la postura estudiantil a través del trabajo serio, comprometido y realista.

Más tarde, el cuestionamiento emergió luego que se esbozó la estructura interna del colectivo. Si bien nuestra intención nunca fue poner como prerrequisito la lectura del comunicado de presentación, muchos cayeron en interrogantes que allí se esclarecían. Una de ésas fue, precisamente, la confección del organigrama del colectivo en base a funciones y no cargos representativos.

Conclusiones.

Muchas veces el primer paso es el más difícil. En este caso, la presentación general tuvo la finalidad esperada: eliminar concepciones erradas. Luego de escuchar una vez pseudo-discusiones relacionadas con el tipo de organización (centralismo vertical versus meta-asambleismo), nos alegramos de ofrecer una idea que representa una suerte de “tercera vía”, libre de ideologías que simplifican el espacio estudiantil centrándolo en solo dos polos, siendo que ciertamente la realidad universitaria es mucho más compleja.

Septiembre, 2007.